Equiparando derechos de cuidado, ¿si o no?

Equiparando derechos de cuidado

Acaba de empezar el año, y aunque como podemos observar está siendo igual de convulso que el anterior, podemos decir ya, que el 2021 fue el año en el que se equipararon los permisos de maternidad y paternidad. Aunque es algo que ya sabíamos, esta realidad llega llena de controversia. Pero empecemos por el principio.

El 1 de enero entró en vigor la igualación del permiso de nacimiento y cuidado del menor para ambos progenitores, los cuales disfrutarán de 16 semanas de prestación. Se completa así la equiparación de los permisos para ambos progenitores establecida en el RD-ley 6/2019, de 1 de marzo.

Este nuevo permiso tiene como características principales que:

  • Se iguala el permiso para ambas personas progenitoras a 16 semanas, es decir, se aumenta el permiso de paternidad que anteriormente estaba a 12.
  • El permiso es intransferible, es decir, las personas progenitoras no podrán repartirse sus 16 semanas, como podían anteriormente.
  • 6 semanas obligatorias, ininterrumpidas y a jornada completa, posteriores al parto (resolución judicial o decisión administrativa en el caso de adopción). La madre biológica puede anticipar este periodo hasta 4 semanas antes de la fecha previsible del parto.
  • Las 10 semanas restantes se disfrutarán en periodos semanales, de forma acumulada o interrumpida, dentro de los 12 meses siguientes al parto o bien la resolución judicial o decisión administrativa en el caso de adopción.
  • El permiso, además, podrá incrementarse una semana para cada persona progenitora en caso de discapacidad de cada hijo/a, a partir del segundo. Del mismo modo, tras un parto prematuro y hospitalización superior a siete días, se podrá ampliar el permiso hasta un máximo de trece semanas.
  • El importe que se recibirá por este permiso será del 100% de la base reguladora que esté establecida para la prestación por incapacidad temporal derivada de contingencias comunes.

El debate y la controversia sobre la equiparación de permisos

Mucha controversia he leído estos primeros días de año a raíz de la ampliación del permiso. Pero sin querer entrar en ellas, el análisis que yo hago al respecto es el siguiente.

El derecho está establecido y la norma en vigor, ahora lo necesario es que ese derecho se ejerza por parte de la ciudadanía. Que las personas tomemos consciencia de que los padres tienen el derecho y la obligación de CUIDAR en las mismas condiciones y en los mismos términos que las mujeres.

También es necesario que los hombres se conviertan en corresponsables del cuidado y no en ayudantes, que hagan valer su derecho a disfrutar de la totalidad de su permiso, que desde el mundo laboral se normalicen estos permisos y no se pongan trabas a su disfrute. Que seamos conscientes de que el cuidado forma parte de la vida de las personas y como tal tiene que ser una parte fundamental de la misma.

La corresponsabilidad y la conciliación es fundamental para acabar con muchas de las desigualdades y las discriminaciones que sufren las mujeres. Pero esta corresponsabilidad y conciliación no es un asunto exclusivo de los primeros meses de vida. Estos avances importan, pero no arreglan la situación, pues las mujeres son las que siguen asumiendo la mayor parte de las reducciones de jornadas, permisos y excedencias por cuidado de menores y familiares, sin ir mas lejos el año pasado el 87,6% fueron mujeres.

La ley es una oportunidad en si misma para sentar bases en la igualdad, aunque sabemos que solo la ley no es suficiente para una transformación de la cultura y la sociedad, pero sí es un paso. Exijamos y fomentemos un trabajo de sensibilización sobre el CUIDADO que es necesario y obligatorio durante toda nuestra existencia, desde que nacemos hasta que morimos. Exijamos y fomentemos un trabajo de concienciación ciudadana donde se evidencia las aportaciones de la integración de los hombres al cuidado durante todas las etapas de la vida, consiguiendo sociedades más enriquecidas, más justas e igualitarias….

La discriminación de las mujeres en el mercado laboral no ocurre solo durante los primeros meses de vida de sus hijos/as, tampoco solo a las mujeres que son madres. Tampoco me quiero olvidar de las familias monoparentales, encabezadas en su mayoría por mujeres, con muchas más dificultades. Y las familias con menos recursos…

Por lo que no normalices estas discriminaciones, acojamos las nuevas medidas, el avance en los derechos y oportunidades, celebrémoslas y hagamos todo lo posible para ejercerlas y seguir aumentándolas. Tomemos responsabilidad individual, consciencia y sigamos trabajando y transitando por el camino hacia la igualdad, donde ninguna mujer tenga que renunciar, donde el cuidado sea valorado como una parte esencial de la vida de las personas, de HOMBRES Y MUJERES.

Y tú, ¿qué opinas de la entrada en vigor de estos permisos?, ¿Crees que son necesarios o por el contrario no va a cambiar gran cosa?.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable Patricia Vaquero.
  • Finalidad  Moderar los comentarios.
  • Legitimación Tu consentimiento.
  • Destinatarios  Patricia Vaquero.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.

Ir arriba
Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar el análisis de la navegación de los usuarios y mejorar nuestros servicios. Al pulsar Acepto consiente dichas cookies. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, pulsando en Más Información.   
Privacidad